Alejandro Ahumada:
“La democracia representativa debe ir de la mano de la democracia participativa, la una no  es posible sin la otra”

Mónica de la Parte:
“Cantabria vive un déficit de democracia que la ciudadanía no debería admitir”


El programa electoral de los verdes de Cantabria se ocupa de forma relevante de la participación ciudadana sobre la premisa de que no es suficiente con delegar el voto cada cuatro años; “si los ciudadanos fuimos capaces de gritar ‘¡qué no, que no, que no nos representan!’ somos los ciudadanos y ciudadanas quienes tenemos que dar el paso para que las personas entremos en las instituciones; la democracia representativa debe ir de la mano de la democracia participativa, la una no es posible sin la otra”, dice Alejandro Ahumada, candidato por EQUO Cantabria al parlamento autonómico. 

El programa electoral de EQUO está colgado en su blog, un programa abierto a las sugerencias y participación de la ciudadanía. En él se señala que “lo importante es que la administración y las instituciones políticas dispongan de un sistema efectivo de participación ciudadana, para que l@s ciudadan@s tengamos la posibilidad de aportar y decidir a nuestro buen criterio. Al día de hoy, los mecanismos de participación son inexistentes  en la administración autonómica de Cantabria, y en la mayoría de los ayuntamientos de la región”. EQUO dice que participación, transparencia y buen gobierno deben ir de la mano, y son aspectos muy interrelacionados, generando sociedades con ciudadanía responsable, bien informada, y una administración accesible y que rinde cuentas a la ciudadanía. Sin embargo, según EQUO Cantabria, el gobierno regional y la mayoría de los ayuntamientos están a la cola de España en lo que se refiere al cumplimiento de los indicadores participación, y de transparencia. Los datos ofrecidos por la consultora Transparency International España señalan que el gobierno de Cantabria ocupa el lugar nº 12 en cuanto a la transparencia económico financiera mientras que en contrataciones de servicios, obras y suministros, y en ordenación del territorio, urbanismo y obras públicas ocupa el lugar nº 14. Esta es una de las razones que han movido a EQUO Cantabria para que una de sus primeras proposiciones de ley en caso de entrar en el parlamento sea una ley regional de transparencia, buen gobierno y participación ciudadana en la que se regulen las instituciones y procedimientos en las que podemos participar los ciudadanos y ciudadanas.

EQUO Cantabria propone crear la figura del Defensor del Pueblo de Cantabria y crear una dirección general de Transparencia y participación Ciudadana.

Con esta nueva ley se pondrían en marcha instituciones de participación, entre ellas: la audiencia pública ciudadana (sobre proyectos, programas y asuntos de relevancia para sectores de población);  la iniciativa legislativa popular, presupuestos participativos; la consulta popular; los consejos regionales de participación (medio ambiente, territorio, empleo, servicios a la ciudadanía, cultura y patrimonio… y el propio consejo regional de transparencia, buen gobierno y participación ciudadana). EQUO Cantabria propone también instituir la figura del defensor del pueblo de Cantabria y crear una dirección general transparencia y participación ciudadana dependiente del presidente de gobierno de Cantabria, que se encargará de poner en marcha las medidas y programas que implementen un sistema de transparencia y participación, así como velar para que el Portal de Transparencia de la Comunidad Autónoma, cumpla con los parámetros que exige la ley. “El objetivo a corto plazo”, dice Alejandro Ahumada,  “es que el gobierno de Cantabria cumpla con los estándares europeos de transparencia con la publicación, entre otros, de los gastos de cada departamento, el cumplimiento del presupuesto, y el grado de ejecución de los programas de gasto, todo ello en un lenguaje claro y con indicadores accesibles e inteligibles para la ciudadanía”.

Otro de los aspectos que preocupan a EQUO Cantabria tiene que ver con la falta de proporcionalidad de nuestro sistema electoral. Así en Cantabria con un parlamento regional con 36 diputados, bastaría con un 2,78% de los votos para conseguir un diputado, sin embargo, “una ley electoral injusta” según palabras de Mónica de la Parte, candidata de EQUO al parlamento regional,  “que obliga a conseguir un mínimo del 5% de los votos para alcanzar representación”. “Esto es un auténtico atraco a la democracia”, continua diciendo Mónica, “que deja fuera del parlamento a los partidos pequeños o los partidos nuevos como nosotros, mientras que los grandes partidos o los que tiene mayor presencia en los medios son los que logran entrar.”.

“Ahora mismo Cantabria vive un déficit de democracia que la ciudadanía no debería admitir”, dice la candidata de EQUO, y añade: “algunos partidos hablan en sus programas de regeneración democrática, esperaremos a saber sus propuestas concretas, pero no entenderíamos la regeneración de la democracia si no va acompañada de ética en el comportamiento de los representantes públicos, y de participación y transparencia en el funcionamiento de la administración pública”.